Qué hacer / En familia / Espacios de interés / Basílica de la Sagrada Familia

Basílica de la Sagrada Familia

La Basílica de la Sagrada Família es la obra más conocida de Antoni Gaudí y se ha convertido en símbolo indiscutible de Barcelona. Único en el mundo, está en proceso de construcción desde 1882.

Si bien al principio la Sagrada Família fue un proyecto encargado al arquitecto Francesc de Paula Villar, tan sólo un año después el joven Gaudí fue designado para continuar la obra, a la cuál se dedicó hasta el momento de su muerte en 1926. Gaudí acabó la cripta y la fachada lateral del Nacimiento, declaradas Patrimonio de la Humanidad. Las maquetas y dibujos conservados han permitido continuar las obras, financiadas desde su origen con la aportación de donaciones anónimas.

La basílica de la Sagrada Família es un desafío constructivo sobre una planta basilical de cinco naves y un crucero de tres que configuran una simbólica planta de cruz latina. En el extremo superior de la cruz está el ábside, de forma semicircular, que cierra la basílica por detrás. Además, la basílica consta de tres fachadas monumentales, cada una de las cuales representa uno de los tres momentos culminantes de la vida de Jesucristo: su nacimiento (calle Marina); su pasión, muerte y resurrección (calle Sardenya), y su gloria, presente y futura (calle Mallorca). Las cuatro torres campanario de cada fachada simbolizan, en conjunto, los doce apóstoles que acompañaban a Jesús de Nazaret. A todas ellas hay que sumar otras cuatro dedicadas a los evangelistas. Una torre cupular sobre el ábside o altar está dedicada a la Virgen, con una altura de 138 metros y coronada con una estrella de 12 puntas que se ilumina de noche. Y la torre más elevada de todas, estará dedicada al Salvador, y superará los 170 metros de altura.

Hoy en día se pueden visitar dos de las tres fachadas construidas, las naves, el ábside y el museo, a través de los cuales se puede captar el pasado, el presente y el futuro del templo mediante maquetas, fotografías, planos, objetos decorativos y sistemas audiovisuales. La visita también ofrece la posibilidad de subir a las torres en ascensor y descender a pie, para contemplar la magnífica vista de Barcelona.

Cripta y fachada lateral del Nacimiento, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

También os puede interesar